business catalog article new catalog business opportunities finance catalog deposites money catalog making art loan catalog deposits making catalog your home good income catalog outcome issue medicine catalog drugs market catalog money trends self catalog roof repairing market catalog online secure catalog skin tools wedding catalog jewellery newspaper catalog for magazine geo catalog places business catalog design Car catalog and Jips production catalog business ladies catalog cosmetics sector sport catalog and fat burn vat catalog insurance price fitness catalog catalog furniture catalog at home which catalog insurance firms new catalog devoloping technology healthy catalog nutrition dress catalog up company catalog income insurance catalog and life dream catalog home create catalog new business individual catalog loan form cooking catalog ingredients which catalog firms is good choosing catalog most efficient business comment catalog on goods technology catalog business secret catalog of business company catalog redirects credits catalog in business guide catalog for business cheap catalog insurance tips selling catalog abroad protein catalog diets improve catalog your home security catalog importance

August 2011 Archives

No one can prove it

| No Comments

Últimamente, y como es normal en mí, escucho mucho dEUS.

Pocket Revolution sigue siendo mi tema preferido y el más molón. Pero últimamente he descubierto (redescubierto, en realidad) ese último tema, que casi nunca puedo escuchar porque escucho los cedés enteros y no llego a la última canción ya que tengo que entrar a clase o algo.

Nothing Really Ends. ¿Es cierto? ¿Nada acaba realmente? La verdad, nunca se me dio muy bien interpretar la letra de las canciones. No soy músico y ya sabemos que ellos ven la música de una manera distinta a los mortales.

Es un temón. Muy apasionado, como dolorido. Me encanta.

¿Qué hacéis que no habéis puesto enseguida el spotify o youtube o lo que sea para escucharlo?

Tengo hambre, me apetece chino. 

Last night

| 2 Comments

Hace un mes, más o menos, era mi última noche en Madrid. Me venía a pasar el verano en casa de mis padres. Yo por vacaciones, aparentemente entiendo trabajar todos los días, pero yo tengo un visión distinta de las cosas.

Todo el día anterior estuve por ahí, con un amiga. Lo que me impidió hacer aquello que me carcomía por dentro. Todo el día estuve pensando en lo que había escrito, en si decía publicarlo o no.

Siempre he sido una persona que le gusta decir lo que quiere, pero a veces me callo. No tanto por los otros, sino por mí.

Escribí los pocos párrafos en mi bandeja de entrada, en el móvil. Mientras veía la Black Jam de el junco. Y ahí han estado todo este tiempo, atormentándome. No voy a decir que lo releo cada noche, porque no es cierto. De hecho, desde que lo escribí no lo he vuelto a mirar. Pero está ahí, no me lo sé de memoria, pero casi.

Es mi última noche en Madrid. Me gustaría ir a tu casa y pegarte un tortazo o nada más abras la puerta mandarte callar y besarte. Sin darte más opción que echarme bruscamente o besarme como tantas noches sueñas.


No te dejaría hablar porque sé que lo estropearías. Dirías algo que no me gustaría y no quiero escuchar eso. Sólo quiero escuchar el ritmo de nuestra respiración, describiendo el deseo. Quiero sentir cómo tus dedos se crispan en mi espalda, anhelando arañarla. Quiero que no digas nada y que simplemente me beses y sientas mi calor contra el tuyo.


Quiero que cierres la puerta y que dejemos las historias fuera. Quiero que olvidemos todo lo anterior y empezar de cero. En tus brazos nunca me costó olvidar el resto del mundo. Quizás te pegara el tortazo ahora, sólo para que me beses, haciéndome saber que todo estaba bien, que lo sentías.


Quiero que me mires a los ojos. Quiero que veas lo que te has perdido todo este tiempo.


Ahí están. No lo publiqué tanto por el hecho de que lo leyera esa persona en la que pensaba escribiéndolo sino por la posibilidad de que ese alguien volviera, cuando me prometí que no le dejaría.


El otro día soñé que estaba haciendo la siesta, que me despertaba la vibración del móvil. Eras tú. "I come back, humble". Ya no tengo tu número, pero sabía quién eras. Te contesté que si ibas a volver tenías que volver de verdad, 'grow a pair' y dejarte ver el pelo de una maldita vez. El sueño era un intercambio de cinco mensajes y lo que parecía una reconciliación.


No me gusta soñar con él. Lo más probable es que estadísticamente hablando, no sueñe casi nada con él, pero como siempre me despierto de repente en los que sale él, los recuerdo.


Tengo sueño, son las seis menos cuarto y yo estoy despierta. No es sano. Voy a dormir. Ya me da igual todo.

Powered by Movable Type 4.23-en